¿Qué es el crossfit?


CrossFit es un sistema de entrenamiento de fuerza y acondicionamiento basado en ejercicios funcionales constantemente variados realizados a alta intensidad.

Crossfit combina una gran cantidad de ejercicios y disciplinas deportivas (gimnasia, halterofilia, carrera…), de entre las cuales seleccionamos técnicas o movimientos aplicables a la vida diaria y los combinamos de muchas formas diferentes en entrenamientos intensos, resultando no solo un experiencia exigente durante la cual el carácter lúdico y la camaradería cobran un papel primordial, sino también un programa insuperable para desarrollar las diez capacidades físicas generales:

  • - Resistencia cardiovascular
  • - Resistencia muscular
  • - Fuerza
  • - Flexibilidad
  • - Potencia
  • - Velocidad
  • - Coordinación
  • - Agilidad
  • - Equilibrio
  • - Precisión

Las principales diferencias entre un entrenamiento común y un programa de entrenamiento Crossfit son las siguientes:

  • - Todos los entrenamientos llevan incluido un elemento que promueve la superación a nivel personal.
  • - El programa de entrenamiento tiene un alto grado de creatividad y continua variación; consiguiéndose una estimulación y deseo por continuar con él.
  • - Cada entrenamiento consta de rutinas cortas, divertidas y de alta intensidad.
  • - El global de los ejercicios que se practican, son altamente funcionales.

Existen multitud de diferencias entre un Box de CrossFit y un gimnasio típico, pero la que marca la diferencia, y por la que conseguirás alcanzar las metas que te propongas, será el hecho de que durante una sesión de CrossFit tendrás entrenadores especializados enseñándote y corrigiendo tu técnica en todo momento, además de exigirte para que consigas superarte a ti mismo en cada entrenamiento.



¿A quién va dirigido?


Crossfit es un programa diseñado para ser fácilmente adaptable lo que lo convierte en el sistema de entrenamiento perfecto para cualquier persona con motivación, independientemente de su edad, sexo, capacidades o experiencia previa.

La clave se encuentra en trabajar en niveles de intensidad relativa a cada individuo, pudiendo adaptar cargas, tiempos, distancias… para mantener los estímulos sin modificar el programa.